La poesía de la vida

5

A veces dicen que la poesía está pasada de moda, que ya no va con los tiempos que corren -y viendo cómo está el mundo podría parecerlo. Sin embargo, pienso que la poesía seguirá con vida mientras haya sentimientos que expresar, ideas que mostrar, pensamientos que abordar. Seguirá viva mientras haya poetisas o poetas que sean capaces de definir s(t)u yo más intimo en cuatro versos. Seguirá viva mientras haya quien quiera maravillarse con lo que rodea, quien quiera extraer el meollo de la vida, quien quiera ir más allá de lo superficial para entrar en las sombras oscuras.

Hay quien teme a la poesía, le da miedo o respeto acercarse a ella por pavor a no entenderla. La buena poesía no necesita de explicaciones, solo de dejarse sentir. La poesía no te va a morder ni te va arañar, o sí, tal vez, lo haga, en tu alma. Permíteselo, déjala entrar en ti,  sin allanamiento de morada, para que su efecto sea más profundo. Recuerda que la poesía es en sí misma como la vida, solo hay que experimentarla.

Así que experimenta la vida, busca la poesía en las cosas que te rodean. De eso se trata. La puedes encontrar en los grandes clásicos, pero yo casi que prefiero a los poetas cotidianos, aquellos que en la sencillez de sus versos se esconde la verdad.

Eso es lo que he encontrado en la poesía de Mi amor de invierno, de Cristina Ruiz, editado por maLuma. Un recorrido por diferentes estados del amor en el que todos nos podemos sentir identificados. Seguramente, algunos de sus versos dejarán impronta en ti y te devolverán a amores pasados, a lágrimas desvaídas por el tiempo, a besos semiolvidados.

Si quieres experimentar la poesía, así como la vida, Mi amor de invierno puedes ser el billete para un viaje de ida hacia este género. Y digo solo de ida, porque una vez emprendas la ruta, querrás seguir la senda de los versos. Recuerda que la poesía es como la vida, solo hay que experimentarla sin miedo.

Yo confieso

FullSizeRender

 

Yo confieso

que aunque bendiga el valor de las pequeñas cosas,

me complico al dar fuerza a lo que es insignificante.

 

Yo confieso

que aunque hable sobre la búsqueda del camino sencillo,

yo suelo tomar la ruta con curvas y cambios de rasante vitales.

 

Yo confieso

que aunque abandere la sonrisa como maestra de vida,

en ocasiones me dejo llevar por las lágrimas que empañan horizontes.

 

Yo confieso,

que aunque predico la actitud como bandera existencial,

muchas veces me dejo llevar por la pasividad anímica.

 

Yo confieso

que aunque promueva la indulgencia con uno mismo,

en ocasiones soy mi peor enemiga.

 

Yo confieso

que aunque el amor sea medio y fin en la existencia,

en ciertos momentos me he descubierto odiando.

 

Yo confieso

que aunque pretenda ser buena alumna de la vida,

a veces solo raspo el aprobado porque no creo suficientemente en lo que hago.

 

Yo confieso

que aunque hable de fortaleza y seguridad,

casi siempre me dejo perseguir por las dudas y el miedo.

 

Yo confieso

que aunque creyente de sueños e imposibles,

muchas veces dudo de esa magia existente.

 

Yo confieso

que aunque me sienta inventora de fantasías e historias,

a veces me quedo demasiado en el raciocinio y me olvido de escribir la mía propia.

 

En definitiva, me confieso humana, pecadora de obsesiones mentales y procrastrinadora de sueños propios.

Pero también sé que, al confesarme, me reconcilio un poco conmigo misma.

Y entonces valoro las pequeñas cosas,  cojo el camino sencillo, me dibujo la sonrisa cada día, me trato con cariño, quiero y me dejo querer, aprendo sin exigirme, paso del miedo y las incertidumbres, vuelvo a creer en los imposibles, disfruto de escribir (me).

 

#poemasdeldesvarío

Postales #2: Ser

Postal_thoreau

“Fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida, y dejar a un lado todo lo que no fuese vida, para no descubrir en el momento de mi muerte, que no había vivido.”

El otro día recordé estas palabras de Thoreau. Y es que a veces me sobran asfalto, penas, quebraderos de cabeza… Y me faltan ligereza, esperanza, sencillez… En defintivia, me falta lo más importante: Ser.

Yo también me iría a los bosques a buscar lo primordial, a sentir y ser plenamente, sin tanta confusión material y mental, sin tantos números que quitan el sueño, sin tanto peso del paso del tiempo, sin tanta exigencia propia y ajena, sin tanta ausencia y con más presencia, sin tanta tenencia y con más esencia… Porque seguramente de eso trata el ser.

Thoreau, ¿me haces un hueco en tu cabaña junto al lago Walden?

10 curiosidades sobre La inspiración dormida

La-inspiracion-dormida-Silvia-G-Guirado

Hace unos meses escribí esta entrada. Como no fue publicada tal cual, pensé que estaría bien recuperarla para el blog. Si eres de los que ha leído La inspiración dormida, puede que te resulte curioso saber algunas intimidades y anécdotas de cómo se gestó la historia. Si aún no lo has leído -y ya estás tardando-, estas 10 cosas pueden despertar tu curiosidad. Advertido quedas y ahora solo a disfrutar.

1) El origen de esta historia fue escrito hace mucho tiempo… No era la misma historia ni la misma protagonista, pero la esencia estaba en aquella historia juvenil que escribí con 15 años  y que era un homenaje a Michael Ende. Aún guardo, como oro en paño, aquella historia escrita a mano. Tal vez, algún día la recupere.

2) El título del libro fue complicado, muy complicado. Le dimos muchas vueltas y más vueltas y, al final, aposté por La inspiración dormida y gustó. Lo más curioso fue que al releer notas que había escrito a lo largo del proceso de la novela, ese título ya había surgido como idea. De alguna manera, siempre me había acompañado en todo el proceso creativo. ¡Me fascinan estas casualidades!

3) El libro tiene 13 capítulos, porque 13 es el número de la supuesta “mala suerte” y era una manera de homenajear a Gato Negro, protagonista y compañero infatigable de Carmesina. Y también un homenaje a mi muso particular, Playete.

4) El título de cada capítulo es un color y no están escogidos al azar. Estuve investigando sobre el significado de cada uno. Así que cuando lo leas, tenlo en cuenta. Por ejemplo, el violeta es un color que hace referencia a la transformación y el añil, se asocia a la generosidad y la intuición. El resto te dejo que los descubras por ti mismo.

5) Algunos de los paisajes por los que pasea Carmesina en su viaje en busca de la inspiración son lugares que he tenido la oportunidad de visitar y que han dejado una huella indeleble en mí. Cada uno por sus razones o motivos que se resumirían en: París y que tu padre te descubra la Torre Eiffel igual que Marcelo a Carmesina. Florencia por vivir en carne propia el síndrome de Stendhal e irme de ella con lágrimas en los ojos. India, por hacerme crecer…

6) Hay un capítulo que homenajea al mundo del cine y es que siempre ha sido una de mis grandes pasiones. Fue un capítulo realmente muy divertido, donde pude mezclar a los personajes de la historia con actores como Charles Chaplin y recrear alguna escena de la mítica  Una noche en la opera de los Hermanos Marx, una de las películas que veía de pequeñita. ¡Mec, mec y dos huevos duros!

7) Uno de los personajes inventados para esta historia es Marcelo, un poeta. A mí me gusta la poesía y aunque he hecho mis pinitos, no soy experta. Pero tuve la gran fortuna de que alguien muy especial me brindará dos poesías que aparecen en el libro. Una de ellas existió antes que el libro y con sus versos cambió toda mi historia personal. ¡Gracias, Diego!

8) Y la poesía también es protagonista en el capítulo Verde, que empieza con unos versos de Walt Whitman y su Canto a sí mismo. Si no habéis leído nada de él, os animo a hacerlo. Es increíble la energía que desprende.

9) El capítulo Añil contiene un cuento dentro de sí mismo. En él hablo del Holi, una fiesta india. Por favor, no os toméis en serio el origen de la fiesta que os explico en el cuento. Es totalmente inventado y en relación al relato 😉 ¡Curiosamente, años después yo también disfrutaría de esta fiesta! Sorpresas que tiene la vida.

10) Confesaré que la escritura de este libro fue muy intensa y con él viví diferentes emociones: lloré con el capítulo Violeta, me reí muchísimo con el capítulo Amarillo y me peleé en todos los sentidos con el capítulo Negro y el capítulo Blanco. Y cuando ya tuve el libro en mis manos, volví a llorar al recordar todo el viaje vivido junto a Carmesina y Gato Negro. En el fondo cada libro te hace crecer, sentir y experimentar. Y que así sea siempre.