La vida mágica de las historias cotidianas

libro2

Ya estamos a punto de acabar el año y nada mejor que finalizarlo poniendo el punto final (…o aparte) a una nueva historia de Carmesina.

Después de mucho tiempo –de años− detrás de Carmesina para que me contara su nueva historia, por fin, puedo decir que he conseguido aquello que  me parecía imposible: darle de nuevo vida.

Han pasado muchas cosas desde que escribí La inspiración dormida hace cinco años. De algunas no fue fácil recuperarse, pero con paciencia y búsqueda, una va saliendo de todo. A veces me hubiera gustado que todo hubiera pasado más rápido, sin embargo, las cosas suceden cuando han de suceder y, tal vez, si el punto final (…o aparte) no había llegado a esta historia es porque no tenía que ser.

He luchado muchos días por darle voz a Carmesina, me he peleado con ella y he llorado porque me parecía perdida y lejana. ¡Qué tonta fui! Eso no puede ocurrir, más que nada porque Carmesina no estaba ni perdida ni lejana, estaba en mí. Siempre lo ha estado. La que estaba perdida y lejana era yo y, por ende, también lo estaba ella. Tal vez, penséis exagerado que hable de ella de esta manera, pero supongo que quienes habéis dado vida a algo  podréis entenderme.

Después de tener abandonados estos papeles, debatiéndome en qué hacer con ellos, si abandonarlos o creer en ellos, decidí apostar por lo segundo. Y cuando digo apostar es, simplemente, darle ese punto final (…o aparte).

Hace unas semanas desempolvé el proyecto y lo volví a leer y yo tan crítica conmigo misma, me dije: esto no está tan mal… Puede que no sea la misma Carmesina de La inspiración dormida, pero es lógico, yo tampoco lo soy. Esta historia es más real y, sin embargo, como su título indica, llena de magia. Esta historia es más adulta y, sin embargo, nos sigue recordando que el mundo de los cuentos está más cerca de lo que parece. Esta historia es más cotidiana, pero se revela como mítica para la chica del parche.

Es increíble la satisfacción que sentí al tener estas hojas impresas. Ha sido un reto personal y una promesa cumplida y eso me da esperanza en muchos otros asuntos.

No sé si estos papeles algún día se convertirán en un libro, si está historia será leída por otros. La verdad tampoco es ahora lo que más me importa. Evidentemente, me gustaría que todo aquello que he imaginado e impreso con palabras lo pudierais leer y disfrutar. ¡Me haría muy feliz! Pero también he aprendido en este tiempo –y nunca mejor dicho- que todo tiene su espacio y su tiempo, como diría Chew Wang, y que las mejores cosas de mi vida nunca han llegado de la lucha y del esfuerzo banal y inútil, sino de la magia de la vida, del seguir creyendo, del permanecer imaginando, del estar abierto a posibilidades. Sí, ojalá, algún día lo podáis leer. De momento, dejaremos que vuele y emprenda su rumbo. Mientras tanto, me quedo con esta satisfacción de haberle puesto el punto final (…o aparte) a esta historia y, sobre todo, de haberme reencontrado con Carmesina, de haberme reencontrado conmigo misma.

Eso no significa que no quede camino por recorrer… En absoluto. Pero a veces es necesario, poner punto final (… o aparte) para poderse abrir a nuevas posibilidades, aventuras y vivencias.

La vida mágica de las historias cotidianas rescata a Carmesina después de su viaje al mundo de los cuentos en La inspiración dormida. Ha pasado un tiempo y en su intención de creer en su poder para pintar, está determinada a mostrar su arte y no ocultarse. Sin embargo, no parece fácil lograrlo y para ello recurrirá a un viejo librero que se convirtió en amigo en momentos de tristeza. Sin embargo, lo que no puede imaginar Carmesina es que está vez va a ser ella la que tenga que llevar de la mano a este librero en la búsqueda más increíble que uno pueda tener: la búsqueda de un recuerdo…

Y, a estas alturas, si habéis aguantado la lectura de este post, tal vez, os estéis preguntando si en esta historia estará también Gato Negro. Y yo os contestaría: “Ay, lectores, hay muchas cosas que no sabéis”. Solo os puedo avanzar, que si Carmesina siempre está conmigo, de alguna manera, Gato Negro también lo está con ella… Y hasta aquí puedo leer.

Gracias a todos los que me habéis leído en este 2016 aunque haya sido ciertamente inconstante en mis escritos. Os deseo lo mejor para este 2017. ¡Y qué descubráis la vida mágica de vuestras propias historias!

10 curiosidades sobre La inspiración dormida

La-inspiracion-dormida-Silvia-G-Guirado

Hace unos meses escribí esta entrada. Como no fue publicada tal cual, pensé que estaría bien recuperarla para el blog. Si eres de los que ha leído La inspiración dormida, puede que te resulte curioso saber algunas intimidades y anécdotas de cómo se gestó la historia. Si aún no lo has leído -y ya estás tardando-, estas 10 cosas pueden despertar tu curiosidad. Advertido quedas y ahora solo a disfrutar.

1) El origen de esta historia fue escrito hace mucho tiempo… No era la misma historia ni la misma protagonista, pero la esencia estaba en aquella historia juvenil que escribí con 15 años  y que era un homenaje a Michael Ende. Aún guardo, como oro en paño, aquella historia escrita a mano. Tal vez, algún día la recupere.

2) El título del libro fue complicado, muy complicado. Le dimos muchas vueltas y más vueltas y, al final, aposté por La inspiración dormida y gustó. Lo más curioso fue que al releer notas que había escrito a lo largo del proceso de la novela, ese título ya había surgido como idea. De alguna manera, siempre me había acompañado en todo el proceso creativo. ¡Me fascinan estas casualidades!

3) El libro tiene 13 capítulos, porque 13 es el número de la supuesta “mala suerte” y era una manera de homenajear a Gato Negro, protagonista y compañero infatigable de Carmesina. Y también un homenaje a mi muso particular, Playete.

4) El título de cada capítulo es un color y no están escogidos al azar. Estuve investigando sobre el significado de cada uno. Así que cuando lo leas, tenlo en cuenta. Por ejemplo, el violeta es un color que hace referencia a la transformación y el añil, se asocia a la generosidad y la intuición. El resto te dejo que los descubras por ti mismo.

5) Algunos de los paisajes por los que pasea Carmesina en su viaje en busca de la inspiración son lugares que he tenido la oportunidad de visitar y que han dejado una huella indeleble en mí. Cada uno por sus razones o motivos que se resumirían en: París y que tu padre te descubra la Torre Eiffel igual que Marcelo a Carmesina. Florencia por vivir en carne propia el síndrome de Stendhal e irme de ella con lágrimas en los ojos. India, por hacerme crecer…

6) Hay un capítulo que homenajea al mundo del cine y es que siempre ha sido una de mis grandes pasiones. Fue un capítulo realmente muy divertido, donde pude mezclar a los personajes de la historia con actores como Charles Chaplin y recrear alguna escena de la mítica  Una noche en la opera de los Hermanos Marx, una de las películas que veía de pequeñita. ¡Mec, mec y dos huevos duros!

7) Uno de los personajes inventados para esta historia es Marcelo, un poeta. A mí me gusta la poesía y aunque he hecho mis pinitos, no soy experta. Pero tuve la gran fortuna de que alguien muy especial me brindará dos poesías que aparecen en el libro. Una de ellas existió antes que el libro y con sus versos cambió toda mi historia personal. ¡Gracias, Diego!

8) Y la poesía también es protagonista en el capítulo Verde, que empieza con unos versos de Walt Whitman y su Canto a sí mismo. Si no habéis leído nada de él, os animo a hacerlo. Es increíble la energía que desprende.

9) El capítulo Añil contiene un cuento dentro de sí mismo. En él hablo del Holi, una fiesta india. Por favor, no os toméis en serio el origen de la fiesta que os explico en el cuento. Es totalmente inventado y en relación al relato 😉 ¡Curiosamente, años después yo también disfrutaría de esta fiesta! Sorpresas que tiene la vida.

10) Confesaré que la escritura de este libro fue muy intensa y con él viví diferentes emociones: lloré con el capítulo Violeta, me reí muchísimo con el capítulo Amarillo y me peleé en todos los sentidos con el capítulo Negro y el capítulo Blanco. Y cuando ya tuve el libro en mis manos, volví a llorar al recordar todo el viaje vivido junto a Carmesina y Gato Negro. En el fondo cada libro te hace crecer, sentir y experimentar. Y que así sea siempre.

Carmesina, del papel a muñeca de trapo

carmesina2

Suelen decir que las cosas más especiales en la vida ocurren de forma inesperada. Cuentan que las situaciones que más nos emocionan son aquellas que llegan cuando menos te lo esperas. Así llegó Carmesina a mi vida. Así ha llegado esta muñeca de ella a mi casa…

En alguna otra ocasión ya he explicado el origen de Carmesina, pero hoy quería compartirlo con vosotros. Porque de aquel día a hoy, en que he recibido esta preciosa muñeca, han pasado muchos colores por mi vida…

Carmesina nació una tarde cualquiera de un domingo de finales de invierno, principios de primavera. Recordaré siempre que hacía tiempo que no escribía, que parecía que la inspiración me hubiera abandonado y que mi pozo de experiencias se hubiera agotado en cuanto a la tinta en el papel blanco. Pero aquella tarde cogí el ordenador, me aislé en mi mundo y casi del tirón nació el cuento de Los colores olvidados, Carmesina y Gato Negro. Fue un momento mágico, así lo siento, porque no hubo dudas ni vacilaciones. Es como si de alguna manera esa historia hubiera estado latente en mí y solo hubiera necesitado que yo me pusiera en el teclado.

Mientras escribía esa historia, Carmesina aún no tenía nombre, era una X en medio de las palabras. Pero al final, cuando pensé en la canica y en su color, no lo dude un instante: si la canica era carmesí, Carmesina debía ser su nombre.

Dejé la historia reposar y a punto estuve de presentarla a un concurso de relatos para Sant Jordi (Día del libro). Pero no fue así, porque tal vez el destino de Carmesina debía ser otro. Unos pocos meses después, surgió la opción de escribir cuentos en Play Creatividad y ahí incorporé este relato de un domingo por la tarde cualquiera de finales de invierno, principios de primavera. Y, por supuesto, ahí llegó David G. Forés y le dio rostro y cuerpo a la Carmesina de espíritu, sentimientos y palabras.

El resto de la historia es conocida… O tal vez, no toda. El caso es que ya hace 6 años que esta niña se me presentó junto a Gato Negro y ya se quedaron para siempre conmigo.

carmesina

Ahora 6 años después vuelve en forma de muñeca para recordarme que ella está aquí, que siempre lo estuvo y lo estará… También como algo inesperado y cuasi mágico, esta Carmesina ha llegado desde Perú -¡si que ha viajado lejos mi niña!- por obra y gracia de la artista Julia Amelia. Y de ella os quiero hablar ahora. Julia Amelia es una mujer creativa, una artista con todas las letras que decidió hacer aquello que siempre le había gustado y rendir tributo a las muñecas de su infancia, aquellas que le hacía su madre con cuatro telas y poco más. Y de ahí surgió La Maison de Julia Amelia, su proyecto emprendedor de muñecas personalizadas. Un ejemplo de coraje, de que nunca es tarde para soñar y llevar los sueños a la acción. Carmesina se sentiría muy identificada con Julia Amelia y, por ello, parece lógico que si alguien tenía que hacer una muñeca de ella, fuera Julia Amelia. Si queréis curiosear –como buen Gato Negro- el trabajo que realiza, podéis seguir su página de facebook.

Desde aquí, una vez más Julia Amelia, gracias por esta muñeca preciosa, gracias por ser ejemplo e inspirar, gracias por traerme de nuevo a “mi niña” a la que a veces he creído perdida.

Y ahora Carmesina luce en cuerpo –de trapo- y en espíritu en la misma habitación que la vio nacer aquella tarde cualquiera de un domingo de finales de invierno, principios de primavera. Y así cerramos el círculo… O lo dejamos un poco abierto para que vuelva siempre que lo desee.

 

Postales #1: ¡Felices 14, compañero!

Postal_def copy

Hoy es tu día, ese que inventamos para darte un cumpleaños.

Cuando hice esta foto no sabía que dos meses después todo cambiaría… Bueno, todo no, hay cosas que nunca cambian como el cariño.

Y aunque te sigo echando de menos –parece mentira que se pueda echar tanto en falta a un bichillo con pelos-, cuando me siento así, recurro a la imaginación que todo lo puede. Entonces, me pongo un parche en el ojo, cual Carmesina, y me voy contigo al mundo de los cuentos. Allí me reconoces y te sientas en mi regazo como antaño. Yo aprovecho para acariciarte, susurrarte dulces palabras mientras tú ronroneas y me observas con tus ojos verdes.

Gracias por todo lo que me diste, seguramente sin tú saberlo. Por ser inspiración y buena suerte… Esto tampoco cambia, como el cariño.

¡Felices 14, Playete!

La hora de volver II

SilviaGGuirado_Lahoradevolver2

A todos los gatos negros de mi vida.

Aquí estamos tú y yo de nuevo. Ya ha pasado un año desde que tú te cruzaste en mi camino o que yo quise encontrarte. Eso es algo que nunca sabremos. Forma parte de la magia de la vida. De esa magia que a veces se nos escapa.

Hace un año imaginábamos este día de otra manera. Nos hicimos promesas y nos dejamos llevar por la marea. Sin embargo, no llegamos al puerto que imaginamos. Bueno, así es la vida, navegamos por océanos de sueños y sucesos sin saber el destino exacto. Eso también forma parte de la magia de la vida. Esa magia que a veces se nos escapa.

En este tiempo algunas cosas han cambiado, otras se han mantenido, otras se siguen anhelando.

Hace un año, seguramente, te imaginabas ya de nuevo en tu biblioteca, rodeado de más o menos, tranquilidad, comodidad y libros. Yo me imaginaba escribiendo mi propia historia de fantasía y colores.

Lo cierto es que uno propone, pero es la vida la que dispone, sirve y concede. Eso ya lo hemos aprendido.

Así que un año después, tú ya tienes más de gato callejero que de bibliotecario y yo sé más de sombras de lo que hubiera querido. Sin embargo, tú, mi callejero, yo con mis sombras, aquí estamos acompañándonos, soñando, pero haciéndonos pocas promesas. Ya no prometemos y nos comprometemos lo justo, solo con lo que deseamos. No debemos explicaciones a nadie, como mucho a nosotros mismos.

En este año, hemos tenido algún susto y, en esos momentos, nos hemos aferrado más si cabe a la vida, a lo que hemos considerado importante. Nos hemos desvelado en sueños, nos hemos cobijado, nos hemos buscado en llanto y en sonrisas. En definitiva, hemos estado ahí. Y eso ya es mucho. Lo es todo, añadiría yo.

Hace un año, tu, gato negro, viniste porque tocaba volver. Así lo interpreté. Me temo que aún no lo hemos hecho del todo, que quedan cicatrices que aún estando cerradas duelen cuando cambia el tiempo. Pero, tranquilo, aprenderemos a vivir con ellas. Y volveremos por nuestros fueros, sabiendo que luz y sombra son cara y reverso de una misma cosa. Que tú siendo tan negro eres mi luz y yo siendo tan pálida soy tu oscuridad.

Y ahora intentando no generar expectativas, seguiremos haciendo camino, como tú y yo sabemos, a pasitos, con paciencia infinita, dejando volar palabras, sentimientos caducos, aprendiendo a confiar de nuevo. Rehuyendo de promesas vacías, de los te quieros tempranos, de los gestos de desprecio. Y nos quedaremos con lo bueno, tú me lo recuerdas cada día… Antes me lo enseñó otro gato negro. Nos quedaremos con el cariño incondicional, el que empieza por uno y se extiende hacia los otros.

Y así, con ese cariño, volvemos por segunda vez, dispuestos a seguir desvelando la magia de la vida. Esa magia que a veces se nos escapa.

Agradeciendo al puerto al que llegamos, aunque no sea el esperado. Incluso agradeceremos los momentos de tempestad que nos han traído donde estamos.

Volvemos por segunda vez. Tú, más gato negro de lo habitual. Yo más Carmesina que nunca… para descender al fondo, seguir desvelándome y desvelando la magia de la vida. Esa magia que a veces se nos escapa.

¿Y tú, querido lector, sabes dónde está esa magia que se nos escapa?

PD: Segunda parte de esta entrada de hace un año.

El mejor día del año

la foto 5El mejor día del año para mí no es Navidad, ni mi cumpleaños, ni el día de Reyes… Para mí el mejor día del año es Sant Jordi. Al menos, este lo ha sido y yo ni me había dignado a pasar por el blog y explicároslo. Supongo que el tiempo se me va, se me escapa y creo que me urge releerme Momo para parar el tiempo y sentir que es mío como ya reclamaba en El Cuento del Viernes de Los colores olvidados.

Lo importante es que entre obligación y obligación, me detengo para saborear el presente recordando el pasado. En concreto, este Sant Jordi que, como en los últimos años, tiene algo de mágico. Estar al otro lado, dedicando libros, seguramente es una de las experiencias más gratificantes. Ver cómo los niños se acercan con curiosidad y sorpresa a los libros infantiles o como los adultos hojean los libros adultos y se ilumina algo en sus miradas cuando se reconocen en algo de Carmesina.

la foto 2Esta vez tuve la inmensa fortuna de celebrar Sant Jordi más allá de Barcelona y es que las chicas de una de las librerías más bonitas de España, La libroteca El Gato de Chesire, me invitaron a participar en su San Jorge en Zaragoza. Fue una increíble experiencia celebrar mi primera parte del día con ellas y con todas las personas que se acercaron al stand. Allí tuve la gran oportunidad de conocer a otros autores e ilustradores con los que comentar el panorama actual y sobre todo animarnos los unos a los otros a seguir creando aunque a veces no resulte fácil. ¡Gracias Karo y Bea por hacer que mi Sant Jordi tuviera acento maño y gracias a Ana Villalba, a Javi Hernandez, Blanca Bk, Paloma Corral y a todos los que dedique alguno de los libros! Especiales gracias quiero darle desde aquí a Silvia, una chica que con emoción en los ojos me trajo una Inspiración dormida para que se la dedicara. Sus palabras también llenaron de emoción mi mirada.

la foto 4 la foto 21 (2)Por la tarde, de vuelta al Sant Jordi en Barcelona me reencontré con mis antiguos compañeros de juego y creación, David y Desiree -Marta se me escapó por minutos-. Por supuesto, Playete estuvo presente en nuestras conversaciones y disfrutamos del cariño de las personas que por allí pasaban, ya fueran los incondicionales, como Cristina, Ana, Natalia, Cristal y otros que nos descubrían por primera vez.

11110265_10152865699821693_317544785290535640_nla foto 3(1)Soy muy afortunada no solo por participar de esta fiesta un año más, sino también porque sois muchos los que me recordáis ese día y me venís a visitar y me enviáis mensajes. ¡Especiales gracias a Dacha y Silvia!

la foto 21 (1)Me siento muy orgullosa de cada uno de los libros que ese día firmé, pero tanto o más orgullosa me siento de poder formar parte -aunque sea de una pequeña manera- de la vida de esas personas que se llevaron uno de los ejemplares y, sobre todo, de esas personas que me apoyan y me quieren. Sin duda, vosotros sóis los hacéis que Sant Jordi sea el mejor día del año.

¡Hasta el próximo Sant Jordi! Mientras tanto, Carmesina y Gato Negro esperan su momento para volver… De momento, me quedo con la energía y la emoción de ese día.

Gatos de película

cats_watching_tv-1024x768

Hoy la entrada no la escribo yo… Hoy la entrada es de mi compañero de letras Víktor Vallés, amante de las palabras y de los mininos, con el que hemos hecho un intercambio de artículos en nuestros blog. Sin más dilación -sé que sentís curiosidad-, os dejo con los gatos de cine:

Recuerdo –hace algunos años– en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges que, mientras esperábamos para entrar a la sala de proyecciones, me comentaron la historia de un gato. El felino frecuenta los alrededores del mítico Cine Prado y, según relatan, solamente entra cuando dentro están pasando una buena película. Ese día me quedó claro que los mininos y el cine tienen una bonita relación.

Ya son los amos absolutos de Internet e incluso los expertos en marketing valoran positivamente el uso de gatos en las campañas. No iba a ser menos la gran pantalla. Preparen palomitas.

Sé de buena tinta que la autora de este blog adora al gato de Holly, de Desayuno con Diamantes. Sin embargo, no pienso hacer más referencia al acompañante de Audrey Hepburn.

Hay muchos gatos que han logrado enamorarnos en la pequeña y gran pantalla. Estoy seguro que todos recordáis a Garfield –el gato que odia los lunes–, a Azrael –compañero de Gargamel, de Los Pitufos– o el Gato con Botas –de las películas de Shrek–.

Uno de mis preferidos es Salem. El gato negro que vive con las tías de Sabrina, pese a ser un tanto irreal, es uno de los personajes que daban encanto a esta serie de los noventa protagonizada por Melissa Joan Hart. Sí, por supuesto estoy hablando de Sabrina, Cosas de Brujas. La voz original de este minino pertenecía a Nick Bakay y en España fue doblada por Jesús Rodríguez “Rolo”. Salem, en realidad, es un hombre atrapado en el cuerpo de un gato. Siendo las protagonistas de la serie una familia de brujas, su color debía ser negro. Igual que el gato que acompaña a Carmesina en sus aventuras. Por otra parte, Salem destacaba por su humor negro y ácido.

Los dibujos animados están llenos de gatos. A lo largo de nuestra infancia hemos conocido a unos cuantos: los gatos siameses de La Dama y el Vagabundo, Bola de Nieve de Los Simpsons, el Gato Félix, Cake de Hora de Aventuras, Doraemon,…

Pero hay un felino que siempre me ha llamado la atención: Luna.

Luna es una gata negra con una mancha en forma de media luna en la cabeza. Siempre acompaña a Bunny, protagonista de la serie de anime Sailor Moon. Aunque está considerada como un personaje secundario, no me cabe duda de la importancia que tiene dentro de la trama de las luchadoras de la justicia. Luna, que además tiene capacidad para hablar, es la encargada de informar a Bunny sobre su deber como Sailor Moon, así como de evitar que esta descarrile en sus andaduras a lo largo de la serie.

Pero no todo iban a ser gatos dentro de historias infantiles y juveniles. Y es que incluso en El Cementerio Viviente aparece un gato negro que regresa a la vida después de ser atropellado y, posteriormente, enterrado en un antiguo cementerio indio.

El último gato que os voy a presentar hoy se llama Jones. Tal vez no le recordéis por su nombre, pero él fue uno de los personajes de Alien, el Octavo Pasajero.

En realidad fue interpretado por cuatro mininos idénticos y, a lo largo de la cinta, casi nos provoca más sustos que el propio Alien.

¡Que se olvide la Nasa de enviar perros al espacio! Los gatos serían capaces de manejar una nave mejor, incluso, que muchos seres humanos.

Por supuesto, no están aquí todos los gatos que aparecieron un día en la pantalla. Aquí no han aparecido el gato de la adaptación cinematográfica de Coraline, Isidoro, Silvestre, Tom,… Y es que los gatos forman parte de nuestras vidas, ¿cómo íbamos a olvidarnos de llevar a nuestros amigos a la gran pantalla?

Y, a vosotros… ¿qué gato de cine y televisión os ha robado el alma? ¿qué minino os encandiló?

Un fuerte abrazo… ¡y ronroneos!

Víktor Vallés, escritor y mitad de Almas de Viento

¡Mil gracias por el artículo y por el experimento, Víktor! Ha sido un  placer y espero que sea la primera de muchas otras colaboraciones.

Si quieres leer la primera parte sobre los gatos en la literatura, que escribió una servidora, podéis pasaros por el blog  de Víktor y, de paso, descubrir su talento con las palabras

*Imagen extraída de hd2wallpapers.com