Inicio » reflexiones » Carta abierta a un Gato Negro

Carta abierta a un Gato Negro

cartaagatonegro
Anoche soñé con Carmesina. Hacía mucho tiempo que no lo hacía. Supongo que hay días tan oscuros que ni ella se atreve a pintarlos. Imagino que hay días que son noche tan cerrada que ni sus colores pueden iluminarlos. Sin embargo, anoche apareció en mis sueños y me habló sobre cómo se sentía. Yo también le expliqué largo y tendido qué había ido ocurriendo en los últimos meses. Nos escuchamos como buenas amigas, nos comprendimos como cómplices de una misma historia. Y entre confesiones de sensaciones y sentimientos, llegó un momento en que su único ojo se aguó y, acto seguido, se difuminó el azul de su iris como acuarela en la paleta. Y entonces me pidió algo. Yo, en seguida, le comenté que podía pedirme lo que quisiera. Que, a pesar de todo, seguía siendo la niña de mis ojos, que seguía siendo mi yo más interno. “Necesito que escribas, que transmitas en palabras un mensaje para Gato Negro…  Y es que lo echo mucho de menos”.

“Cuéntame todo lo que quieras, que yo pondré por escrito lo que tú sientes”.

Y así, en sueños, hicimos ese pacto. Y así, en realidad, os escribo aquello que ella me transmitió.

“La última vez que nos vimos supimos que podía ser la última. Pero cuando uno se despide, puede que no sea consciente del todo de lo que eso significa. Al principio sentí una gran tristeza, pues habíamos compartido largas jornadas: tú, a mi vera, acompañándome como nadie. Pensé que esa tristeza pasaría como pasan otras tantas cosas, pero ahora me doy cuenta de que esas sensaciones han ido creando una ausencia, un  vacío, que se ha afincado entre mi corazón  y mi  alma y pinta que no quiere irse en tiempo. Sin embargo, como tú bien me decías, hay que seguir adelante, dando color al mundo, aunque te eche en falta. Y debo confesarte que no echo de menos el mundo de los cuentos. Ni siquiera a Chew Wang o a Serafín –pero no se lo digas, que no quiero ofenderlos. En realidad, a quien echo de menos es a ti, Gatito. Echo en falta tu presencia en mi regazo, tus caricias para despertarme al día y tus despedidas al caer la noche.  Echo de menos cuando te paseabas entre mis cuadernos de dibujo, e incluso aquella vez en que con tus monerías marcaste de acuarela tus patitas en la lámina. Echo de menos tus cabezazos, tus ronroneos y tus invasiones de mi espacio –aquellas que tan poco me gustaban cuando empezamos el viaje en busca de la inspiración dormida. Echo de menos  que me dijeras aquella frase tan tuya: … es que hay muchas cosas que tú no sabes, Carmesina. Ante  tales palabras, siempre arrugaba la nariz y fruncía el ceño.  ¡Cuánto me gustaría ahora tener que hacer ese gesto!

Y sabiendo que ya no estás junto a mí, de alguna manera te sigo percibiendo cada vez que en ti pienso y siento ese vacío entre alma y corazón. No sé si volveremos a vernos; tú me dijiste que nunca se sabía… Pero ante el tiempo que pasa y que no me trae tu compañía, quería transmitirte mi emoción y las gracias. Mis gracias más profundas por haber llenado y dado sentido a mis jornadas de viaje, por el tiempo compartido, por creer en mí y venir a buscarme, por recoger mis lágrimas –cuando las hubo- y por arrancarme sonrisas día sí, día también. Yo te regalaba los oídos y tú me ronroneabas.  Gracias por haber despertado en mí la inspiración y los sentimientos adormecidos. Gracias por haber sido el mejor compañero de viaje.

Y aunque pase el tiempo, sé que ese vacío ahí seguirá en ausencia de tu pelaje negro, de tus ojos verdes-amarillos curiosos, de tu presencia  y del saberte cerca… Yo seguiré entre pinceles, entre colores, entre lo que la vida me depare, pero quiero que sepas que allá donde estés solo deseo que ronronees de felicidad. Porque, en el fondo, siempre estarás cerca, en ese vacío que duele, pero que se llena de todo lo bueno que me entregaste cada vez que te pienso y te siento.

¡Gracias, Gato Negro!”

Y con estas palabras y la emoción de saberlas verdad, cierro esta carta abierta a un Gato Negro, esperando que las sensaciones de Carmesina lleguen a su destinatario con la magia que se presume en los cuentos y en la imaginación… Esa magia que yo trato de reencontrar en este mundo real.

Silvia G. Guirado

Anuncios

24 pensamientos en “Carta abierta a un Gato Negro

    • Creo que Carmesina después de esto, también guardará silencio 😉 Gracias por pasarte a leer la misiva a Gato Negro. Besos de colores de parte de ella y también mía, por supuesto.

    • Mil gracias por tus palabras, Olga. Es mi mejor manera de recordarlo y de darle las gracias. O, al menos, la única que he encontrado.

  1. Un escritor que me encanta muchísimo (tú y yo sabemos de quién hablo), dijo en una ocasión : “El porquero no puede estar casado con la princesa cuando todavía no se ha embarcando en grandes aventuras, ni puede el niño llamar a la puerta de la bruja cuando ella se ha marchado de vacaciones. El tío malvado no puede ser descubierto y sus planes frustrados antes de que haga algo malvado. Las cosas suceden cuando es el momento de que sucedan. Misiones no pueden simplemente ser abandonadas; profecías no pueden ser olvidadas; unicornios pueden no tener salvación durante mucho tiempo, pero no para siempre. El final feliz no puede suceder en medio de la historia…”. Tú, querida, estás en el nudo. Haz que esta aventura (con todas sus desventuras) valga la pena. ¡Tú puedes, mi Silvi colorinosa!

    • Ese escritor que tú y yo conocemos, Bienve, tiene mucha razón en sus palabras. Todo en su momento, todo acaba llegando, todo acaba pasando… Este nudo en el que me encuentro -y que parece tan enrevesado algunos días- tiene que tener algún sentido y valor. Seguro que Gato Negro sabe el significado, pero no ha soltado prenda. Ya sabemos como son los felinos 😉 ¡Mil gracias, dulci!

  2. Coincido con lo que ha dicho Cinderellamidnight en que estás en el nudo de la historia. Hay una frase que me gusta mucho y que siempre intento aplicarla a mi vida y es que “todo está bien al final; si no está bien es que no es el final” Me gusta pensar que tiene razón.

    Quiero creer que Carmesina y Gato Negro volverán a encontrarse. Se merecen un final espectacular, un reencuentro de esos de película donde nunca más vuelven a separarse y donde serán felices y comeran perdices (o lo que sea que comen en el mundo de los colores olvidados para ser felices)

    Si vuelves a encontrarte a Carmesina en tus sueños dale todo mi cariño. Dile que se lo mando desde Chile.

    Un besito linda!

    • Por supuesto que si Carmesina vuelve entre sueños, le daré todo tu cariño. Estoy segura que estará feliz de que una de sus fieles seguidoras se acuerde de ella.
      A mí también me gusta pensar que Carmesina y Gato Negro acabarán juntos. No sé si lo leeremos o no, pero de alguna manera, están destinados a encontrarse de nuevo. Hay relaciones que no pueden perderse ni romperse a pesar de las distancias 😉 Besazos, guapa.

  3. “Gracias por haber despertado en mi la inspiración y los sentimientos adormecidos” Que belleza. Silvia,que forma de expresión.Yo leo mucho, pero después de Jane Austen,tu eres una escritora que colocas el alma letra a letra y tu estilo descubre con dulzura y profunda DELICADEZA LOS SENTIMIENTOS Y PENSAMIENTOS DEL ALMA HUMANA. Me declaro fan tuya a partir de este momento.No te preocupes que Camesina y Gato negro siempre estaran juntos con sus paletas de colores y ronroneos eternos. Te admiro, eres una escritora sinigual. Un abrazo grande y mucho amor te envio desde Colombia.

    • ¡Oh, Maria Clemencia, vaya palabras bonitas me has dicho! Me alegro que, de alguna manera, mis palabras te hayan llegado al alma. Eso es lo más bonito que le pueden decir a alguien que escribe. Yo también creo que Carmesina y Gato Negro están compartiendo paletas de colores y ronroneos en el mundo de los cuentos. Un abrazo enorme te envío a Colombia.

  4. “O caminho que eu escolhi é o do amor.
    Não importa as dores, as angústias nem as decepções que vou ter que encarar. Escolhi ser verdadeira. No meu caminho, o abraço é apertado, o aperto de mão é sincero. Por isso não estranhe a minha maneira de sorrir e de te desejar tanto bem… É assim que enxergo a vida e é assim que eu acredito que vale a pena viver.” (Clarice Linspector)

    Querida Silvia, no te conozco, pero leendo este pequeño relato, con tanta dulzura y sensibilidad, no tengo la mas minima duda de que este tambien es el camino que sigues. Te deseo todos los encuentros y toda paz interior posible, lo demas ya vindrá a su momento. Un abrazo fuerte.

    • Gracias, Lluisa, por pasarte y dejarme unas palabras… Seguiremos el camino y que nos lleve donde nos tenga que llevar. Un abrazo

  5. Muy buenos días Silvia. No quiero escribir demasiado porque quiero disfrutar de esta sensación tan serena, tan auténtica, tan de verdad (a pesar de que se trate de una despedida este post) que me acompaña cada vez que leo algo tuyo. Así que mejor me quedo con el silencio y la emoción que me provoca leerte. Enhorabuena y un besazo!

    • A veces el silencio es el mejor compañero para disfrutar de lo que sentimos. Gracias por leerme y dejarte emocionar por mis palabras. A mí me emocionan mensajes como el tuyo. Mil gracias. Besazos

  6. Dicen por ahí que el alma es lo único que pesa más cuanto más vacía está. Se que la tuya debe pesar toneladas porque está llena de sentimientos y emociones. Y la mía se ha llenado hoy un poco más, gracias a ti a a esta carta, Sé que Carmesina echa de menos a Gato Negro, pero también estoy segura de que es reciproco, y que en algún momento de esta vida o en otra se reencontrarán. Lo importante es seguir en el camino y tu como ella no os habeis desviado. Lo demás queda atrás, porque como dice Bienve, debe quedar atrás para llegar a otro sitio. Los cambios son difíciles porque siempre nos sacan de nuestra zona de confort, pero son necesarios, sin ellos no podemos crecer. Así que mi valiente Silvia, sigue andando tu camino con la vista al frente y sin olvidar nunca que siempre LO MEJOR ESTA POR VENIR.
    Con todo mi cariño

    • Gracias, Anabel, por tus ánimos siempre. Es verdad que el alma pesa aunque esté vacía, pero con ese cariño que me dáis ya entra en calma. Y para los que creemos en la magia, estoy segura que Gato Negro acaricia el alma de Carmesina, como lo hace con la mía, aunque sea en la distancia 🙂 Besazos.

  7. Dicen que la vida es todo aquello que te pasa mientras vas hacia ninguna parte, porque tu camino no está escrito pero será como mínimo un camino de baldosas doradas que sube hacia la eternidad, porque la palabras no mueren nunca.
    Gracias por compartir, por inspirarnos y por no rendirte porque la valentía siempre tiene premio aunque no siempre lo alcanzamos cuando nosotros los deseamos, el talento debe ser reconocido:
    http://elbaulcreativodelo.blogspot.com.es/2014/04/reconociendo-el-talento.html, pásate

    • ¡Gracias, Lorena, por pasarte por aquí, dejarme unas palabras y también escribir en tu blog! Gracias a ti por inspirarme este día y a seguir siendo creativos, porque como diría Fiamma, todos somos creativos si creemos en nosotros mismos. Besazos.

    • ¡Gracias, Maribel! Seguro que tú entiendes mejor que nadie que Carmesina eche en falta a su Gato Negro. Espero que tu hija disfrute de los cuentos 😉 Un abrazo

  8. En ocasiones nuestros personajes esconden parte de la realidad. Nos basamos en lo que conocemos para escribirlos y crearlos. Hay veces en las que podemos perder a las personas o criaturas en las que nos inspiramos para crear a nuestros amigos los personajes. La realidad siempre es más cruel que la fantasía, porque la realidad no la gobernamos nosotros. Pero eso no quiere decir que esa realidad deba impregnar de negro nuestros días. Tienes en tu mente unas de las criaturas más bonitas de las que he leído nunca y tienes en tus manos hacerlas crecer. Sé que puede ser duro evolucionar sin la compañía de algunas criaturas reales. Pero si algo he aprendido de las aventuras de Carmesina y Gato negro es que no hay que rendirse. Que debes luchar mucho y muy fuerte para lograr lo que por derecho te pertenece y que si desfalleces de cansancio siempre puedes apoyarte en alguien para seguir luchando. A juzgar por la lista de comentarios tienes muchos hombros en los que apoyarte. Yo no. Yo soy el que te empujará del culo cuando tengas que saltar la tapia.
    Pero lo que cuenta es que estaré ahí para ayudarte a saltar… bueno vale y también para empujarte del culo.
    Naaaa fijo que ahora te estás riendo.
    Mucha fuerza y ánimo. Carmesina tiene todavía muchas historias que contar. Quizás no sean lecciones vitales. Quizás sean aventuras trepidantes junto a Gato negro. Quizás viaje a otros mundos. Quizás se haga mayor.
    Lo que es seguro es que ninguno de los dos desaparecerá sin más.
    Un abrazote

    • Sí, te puedo asegurar que como siempre Lord Danix me has sacado más de una sonrisa. ¡Seguro que esa patada en el culo me irá estupendamente!Tienes razón que el hecho de separarnos de algunos de nuestros seres queridos no tiene porque impregnar todo de gris oscuridad. Una solo necesita su tiempo para hacerse a la idea de esa ausencia, pero no dudes ni un momento que Carmesina y Gato Negro siguen pululando por mi mente y mi alma. Y no únicamente ellos. Otros llegarán, de hecho, ya llamán a la puerta para que les de palabra… En cualquier caso, agradezco a ese Gato Negro real lo bonito que me ha dado y todo lo bueno que me ha traído y entre esas cosas buenas, por supuesto, estás tú. ¡Gracias por esas sonrisas que siempre me regalas! Un abrazote

  9. Hola, me presento me llamo milca y desde pequeña me ha encantado leer, pero no solo leer por leer sino por lo hermoso que tienen los escritores de llevarte con sus palabras a otros mundos de hacerte sentir con sus palabras mil y una sensaciones, como lo haces tu; gracias por esto, por permitirnos viajar contigo a través de tus cuentos , por dejarnos ver un trozo de tu alma.
    Éxito en esta etapa de tu vida que comienza y siempre recuerda que en esta vida todo tiene un porque y una razón de ser, las cosas duras, tristes y que no entendemos a veces nos hacen valorar otras y las que perdimos, tambien cosas como esas nos ayudan a crecer y ser mejor personas, porque la vida es un continuo aprendizaje 😉
    Dios te bendiga, un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s